Jump to content

molusco

Miembro
  • Contenido

    43
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

33 Master

Acerca de molusco

  • Rango
    Doctor

Visitantes recientes al perfil

El bloque de visitantes reciente está desactivado y no se está mostrando a otros usuarios.

  1. Creo que las fotos las sacó de acá https://www.instagram.com/evalunasoy/
  2. @Chica cualquiera Eso mismo que describiste también lo viví de niño/adolescente, reforzado con 12 años de colegio católico. En mi caso contábamos con revistas y videos porno en formato VHS (bastante incómodos de manejar y ocultar), esos fueron nuestros tutores sexuales en aquella época. Eso sí, también me faltó aprender sobre el squirt. Celebro tus avances en este mundo y somos varios los que siempre estamos atentos a tus relatos sobre experiencias nuevas.
  3. Muy interesante el tema que se está tocando sobre el miedo que tienen las mujeres a soltarse y a explorar, pienso que en parte la culpa también es nuestra. En caso de tener pareja estable creo que hablar e investigar juntos sobre las artes amatorias es necesario para saber que cosas probar y además ya crea una expectativa que colabora para hacer más placentera la experiencia. Una anécdota al respecto: Salía con una chica que andaba por sus 23 o 24 años, las primeras veces que tuvimos relaciones fue todo normal, nada fuera del libreto convencional (previa, misionero, alguna que otra variación de posición y ya) En la tercera ocasión bajo a su entrepierna para hacerele sexo oral sin decirle nada. Estube ahí un par de minutos y de repente escucho sollozos. Estaba llorando. Pregunté si le dolía algo o si hice algo mal. Secándose las lágrimas me dijo "No sé que me hiciste, me gusta pero me da vergüenza". Resultó que era la primera vez que recibía sexo oral y no había oído de eso ni siquiera hablando con amigas. Otro caso que recuerdo es con otra pareja que en el primer encuentro me pidió "permiso para terminar". Mi respuesta fué "Adelante, para eso estamos" Acabó y se desplomó sobre mí. Luego me dijo que su anterior pareja le prohibía acabar antes que él. Estos dos episodios me hicieron reflexionar sobre lo oprimido que se encuentra el gozo de la mujer en nuestra sociedad. Por eso trato conversar con mi pareja antes de probar algo nuevo y así crear la confianza necesaria para que ambos saquemos el máximo provecho de nuestros encuentros. Suscribo todo lo dicho por los compañeros foreros e insto a las chicas a ser curiosas y explorar, el sexo es maravilloso y todos deberiamos alcanzar la plenitud en esta aventura finita a la que llamamos vida.
  4. Buenos días. Pasé junto a ella en estos días y la pasé muy bien. Atiende en un edificio en el barrio Ciudad Nueva, es discreto y de fácil acceso. El lugar tiene un par de espacios para estacionar afuera. Ella es alta (debe medir 1.70m aproximadamente), flaca pero fibrosa (se nota que se ejercita), pechos operados y muy linda cola. Su rostro también es atractivo y lo adorna muy bien con sus cabellos. La sesión fue muy intensa, tanto que me costo seguirle el ritmo: buena previa y posiciones varias alrededor de la habitación (un poco pequeña, cómoda, pero el aire no funcionaba bien). El oral fue con protección y no consulté si dejaba transitar la Ruta 2 Precios: 200 mil por media hora y 400 mil por una hora, lo cual me parece un poquito caro ya. En sintesís salí satisfecho y pretendo reincidir en breve. Espero que la información sea de utilidad. Un saludo a todos.
  5. Pasé con ella un par de veces cuando atendía hacia la avenida Fernando de la Mora. Es una linda señora con buen cuerpo, tiene todo en su lugar y su trato es muy bueno. No pude pasar todavía en su nueva ubicación (zona shopping Pinedo) porque me queda muy de contramano, aunque bien vale la pena ir a contemplar de vuelta sus ojos verdes.
  6. Buenas. Pasé con ella un par de semanas atrás. Es así como se muestra en las fotos, sin duda sus pechos son su mejor atributo. Grandes, firmes y muy agradables al tacto. También destaco que su trato fue muy agradable. Pagué 200 mil por 45 min. No hubo apuros y la chica fue muy complaciente, totalmente recomendable de acuerdo a mi experiencia. Algo que sí puede incomodar es la ubicación del local. Está en pleno microcentro, es una casa que da directo a la calle y la zona es muy concurrida en horario laboral. Tal vez el horario nocturno sea el adecuado para el que busqe discreción. Pido las disculpas correspondientes por no haber visto las consultas sobre esta niña, espero les sea útil todavía mi experiencia.
  7. Fenomenal la experiencia DR. POPCORN, y desopilante la anécdota final!
  8. Excelente experiencia estimado Celso. Buen dato el del costo del servicio, 7 San Roques (4 cajas de tomates según la cotización actual) tarifa inferior al del plantel de universitarias inclusive.
  9. Gracias Tyrion, ese mismo pensamiento comparto. Como decís, puede que sea un detalle irrelevante, pero sin dudas enriquece los relatos. Saludos!
  10. Gracias por las palabras amigo Prodigy, en verdad yo ahora me animo a hacer estas cosas gracias a las experiencias que leí acá por parte de los gurús del foro. Me aprendí un par de piropos y me animé a encarar mas.
  11. El estruendoso cantar de mi portero eléctrico interrumpe abruptamente mi placentera siesta (un lujo que me doy cuando tengo días libres). Aturdido, atiendo. -Hola! -Traigo correspondencia para el señor ‘’molusco’’ -Tirá nomas por debajo de la puerta, voy a buscar después. -Necesito que me firme amigo. La puta que me parió! Me pongo remera, zapatillas, abro la puerta y el tufo de los 40 y pico grados de sensación térmica de las 2:15 pm del verano asunceno me atropella como una locomotora. Descendí los dos pisos puteando con todo, estaba de muy mal humor. Cuando cruzo el jardín interno del edificio, advierto la presencia de una linda morenita sentada en el banco que está al costado del pasillo, el cual ella miraba para saber quién hacia tanto escándalo. Doy un golpe de vista y le saludo -Hola. -Hola señor. Nderacore! Me dijo señor. Apenas nio orillo los 30 Voy hasta el portón principal, recojo el bendito extracto, firmo el sacrosanto acuse de recibo que el pelotudo cartero pedía y rehago mi camino. Vuelvo a cruzar el jardín y ahí recién puedo hacer una inspección general de la niña que estaba en el banco. Era una chica flaquita, morenita, de rostro agradable. Usaba calzas y una camisilla que dejaba ver los tirantes del corpiño, sus zapatillas estaban esparcidas al costado del banquito. Noto que también me mira y ahí la miro a los ojos. Tímida ella, se pone a mirar la pantalla de su teléfono. -Perdoname, te hice escuchar mi puteada -Jijiji, no hay problema señor. Volvió a decime señor, por lo menos le saque una risa. En fin, vuelvo a tratar de retomar la siesta. Cuando despierto, escucho el barullo de los mita’i en el jardín. Asomo por el balcón que da al jardín y veo a los hijitos de mis vecinos quilombeando mientras tres niñeras cuchicheaban aparte, controlando a los chicos. Una de ellas era la chica del banquito. Preparo el equipo de tereré, agarro un libro y bajo. Iba a simular que quería pasar la tarde leyendo. Ni miré el título del libro, el ‘’placer’’ de la lectura no era el placer que quería buscar. Aprovechando que conocía a algunos de los chicos, me acerque para saludarlos. Me acerco a las chicas que cuidaban de ellos y me dirijo a la que vi por la siesta -Tranquila, ahora estoy calmado ya Soltó una risita, les comenté el motivo de mi malhumor y eso sirvió para romper el hielo. Empezamos a charlar y para no dar el verdadero de la protagonista, le voy a denominar Susi (La niñera del banquito a la siesta). Susi me comento que venía de Ñemby, su prima trabaja cuidando chicos en el edificio y fue ella quien propuso que trabaje como niñera, ya que andaba necesitando ayuda porque tenía tres malcriados a su cargo. Dicho sea de paso, su prima no estaba nada mal, era de características familiares a Susi y se arreglaba bastante bien, aunque no hablaba mucho y prefería perderse en las conversaciones de su ‘’whatsapp’’. Susi tenía unos tiernos 19 años, terminó recientemente el colegio y me dijo que quería estudiar algo de enfermería o nutrición, por eso aceptó el trabajo, para costear los gastos de las clases que empiezan en breve. La charla fue bastante agradable: proyectos, bromas, sorbos de tereré, risas, etc. Los chicos tenían que ir a un cumpleaños y tuvieron que volver a su departamento, hasta ahí la faena del día y el objetivo mío cumplido: Ganar confianza. Al día siguiente no volví a tomar la siesta. Me fijaba por el balcón a ver si Susi aparecía nuevamente sola por el jardín, cosa que efectivamente ocurrió. Volvió a ubicarse en el mismo banco del día anterior. Decido entonces bajar a ver si podía sacar provecho de la situación. Bajo a tirar la basura (esa era la excusa) y manifiesto sorpresa (gua’u) cuando la veo. Tenía el mismo estilo de ropa del día anterior, solo variaba el color de la vestimenta. Usaba el pelo recogido, debido al intenso calor. No era lo único que iba a tener ‘’recogido’’ esa siesta. -Que haces sola acá abajo?, Le pregunto -Bajo a descansar, los chicos duermen la siesta, mi prima ve su novela y yo no quiero hacer ninguna de las dos cosas, por eso me bajo a respirar un poco y jueeeego con mi teléfono. -Ah! Ya veo, hoy no tengo ganas de dormir la siesta, me voy a quedar por acá también. -Dale! Así no me aburro, jajaja Esta es mi oportunidad, me dije interiormente. -No queres tomar Tereré? -Dale! Respondió con una sonrisa dibujada en el rostro. -Subí conmigo y ayudame a preparar. -Vamos! Aceptó. Ya en la cocina de mi departamento, empezamos a preparar el tereré -Que limpia tenes tu cocina! Comentó -La casa de un hombre siempre tiene que estar limpia, uno nunca sabe cuándo va a recibir la agradable visita de una linda chica. -Mmmmmmm! Respondió. Entre bromas y piropos preparé el abordaje. En ese momento me acordé de un video que había visto donde un personaje levantaba chicas en la calle y decidí usar una frase que escuché ahí. -Decime, te parezco atractivo? -Mmmmm, por qué decís eso? -Me entró curiosidad nomas -Y sí, sos simpático también. -Entonces por qué no me estas besando? A continuación me abalancé sobre ella y le comí la boca. Abrió sus grandes ojos sorprendida, pero se dejó llevar. Ahí empecé a palpar su cuerpito (No era muy alta, calculo 1.65 m a los sumo), tenía la colita chiquitita, redondita y firme. Tenía un fragancia muy agradable, se había duchado antes de bajar al patio. Al parecer ella también tenia ganas, ya que empezó a sacarme la remera que llevaba puesta. -Sos loco vos Dijo con una sonrisa en la cara -Mas loco voy a estar cuando te vea desnuda Atine en responder. Se ríe y agarra mis manos. Las guía a un lugar mas feliz, sus tiernos pechos, tibios pechos, cabían perfectamente en mis manos. Eso me puso al palo. Me entretengo un rato y luego la despojo de su camisilla y corpiño, brotaba baba de mi boca, que hermoso paisaje! Dos panes de azúcar portaba esta dama, las aureolas chiquitas y un poco mas oscuras que su tono de piel, y sus pezones ya duritos provocándome. -Y así con mi calza pio me vas a coger? Susurro ya exitada Alterado ya por la situación, me deshago del obstáculo que me separaba de su conchita (calza y tanguita). Al verla me deja mas exaltado. Era una cosita delicada, bien depiladita, de labios finitos. Puse la lengua en modo vibrador y procedí a comerme ese filet mignon. Alternaba entre muslos, labios y separando cuidadosamente las capas de carne llegué al clítoris. Ahí ella empezó a jadear y a contorsionarse, el extasis estaba cerca. Ayudado por mis dedos, provoque el estremecimiento de su cuerpito. Me abraza y toma aire. Aprovecho y la llevo a mi pieza. La posta pasaba a mi encapuchado amigo, ya listo para entrar en acción. No me hizo pete porque ‘’no sabia hacer’’. Le creí porque tenía cara de inocente. Entonces adoptamos la posición del misionero para agarrar ritmo. La nena abrazaba y arañaba fuerte, estaba con todo. Cambiamos luego, ella paso a montar arriba. Sus movimientos eran medio torpes al comienzo, pero luego le agarró la mano y se venia otra descarga de ella. Su estrechada cuevita era como un viaje al Caribe para mi pija, que quieren que les diga, hace mucho no me topaba con algo así. Trabajó un poco mas en la montada y llega al segundo orgasmo. Se desploma gimiendo sobre mi. Toma aire y se reincorpora. Le pido que se ponga de cuatro, accede gentilmente. Disfruté cada segundo de mirar, palpar y lengüetear ese culito. Despacito penetro nuevamente su conchita, empieza nuevamente el ritmo frenético. Sus intensos gemidos precipitaron que llenase de leche el profiláctico, había acabado. Nos mimamos un poco mas, pero se excusó de que tenía que volver a preparar a los chicos para un paseo y se fue. Fue la mejor siesta en mucho tiempo. Así nos encontramos varias veces mas, aprovechando ese espacio entre el almuerzo y la tarde. Mañana vuelvo al laburo, se acabaron mis siestas, pero de alguna manera nos arraglaremos para volver a encontrarnos.
  12. Así es, vende cosas en los colectivos. Su radio de acción es Mcal. López, entre San Martín y la Recoleta.
  13. Tranquilo viejo, casi todos los días se la ve por Mcal. Lopez, se te va a dar otra oportunidad.
  14. No es una morena? La vi el otro día y me acorde de este tema! jaja
  15. Después de leer este post, Kalé se puso a buscar el DeLorean del doctor Emmett Brown. Que buenos consejos dieron los perros!
×
×
  • Crear nuevo...